Bizcocho de Chocolate con Simbiotic Drink

por Miriam García


Las bebidas simbióticas y los lácteos fermentados sirven para muchas más cosas de lo que habitualmente se piensa, por ejemplo para dar sabor y esponjosidad a un bizcocho como este de chocolate. ¿A que no se os había ocurrido? No te acostarás sin saber una cosa más.Esta receta está inspirada en una fórmula del blog Uno de dos en que se adapta el uso del buttermilk o suero de mantequilla fermentada al uso con una bebida fermentada. La idea es estupenda, por eso no he tenido ningún reparo en copiársela a mi amiga Pam, ejem.He optado por hacer el bizcocho en un molde rectangular y con las cantidades que damos queda bastante grandote. Pero se puede hacer con cualquier otra forma. Vamos con la receta:

Ingredientes:

  • 230 g de mantequilla ablandada
  • 340 g de azúcar
  • 4 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 280 g de harina de repostería
  • 60 g de cacao puro sin endulzar
  • ½ cdta. de bicarbonato sódico
  • 1 cdta. de levadura Royal
  • 1 pellizco de sal
  • 300 g de Simbiotic Drink a temperatura ambiente

Elaboración:

  1. Pesamos y tamizamos la harina con el cacao, la levadura, la sal y el bicarbonato sódico. Reservamos.
  2. Medimos el Simbiotic Drink y reservamos.
  3. Engrasamos con mantequilla y enharinamos un molde de bizcocho; podemos también forrarlo con papel de hornear. Reservamos.
  4. En un robot o con batidora de varillas batimos la mantequilla blanda (no derretida) con el azúcar hasta que esponje y blanquee, unos minutos.
  5. Agregamos los huevos de uno en uno a la mantequilla batida, a una velocidad algo menor, hasta incorporarlos todos y obtener una mezcla más o menos homogénea.
  6. Añadimos entonces un tercio de los sólidos. Mezclamos con espátula. Añadimos un tercio del Simbiotic Drink y mezclamos.
  7. Repetimos la anterior operación otras dos veces hasta haber añadido todos los ingredientes. Homogeneizamos con movimientos suaves y envolventes para que no se nos baje el montado de la mantequilla.
  8. Vertemos la mezcla anterior en el molde preparado y alisamos un poco la superficie con una espátula.
  9. Cocemos el bizcocho en el horno a 175° (no debemos meterlo hasta que no esté bien caliente, ojo, yo mido la temperatura con un termómetro externo) unos 45-50 minutos. Probamos con una brocheta que esté cocido por el centro y lo sacamos.
  10. Invertimos el molde sobre una rejilla y dejamos que el bizcocho se enfríe por completo antes de consumirlo.