De granja a ganadería

Fuente "La Voz de Pozuelo" | Asunción Mateos | 03-02-2017

El origen de una de las empresas alimentarias más conocidas de Pozuelo de Alarcón se remonta a los años cuarenta del pasado siglo cuando Manuel Prieto, propietario de una finca de recreo al norte del pueblo, crea en sus tierras una granja avícola; negocio que después diversifica con la cría de cerdos y vacas. Por entonces la situación de la industria láctea en España, debido a los efectos de la guerra civil, era bastante deficiente. Así que decide prescindir de gallinas y puercos y convierte su negocio en una vaquería.

Granja

La granja Priégola nace en 1942 con dieciocho vacas y el objetivo de producir, envasar y distribuir leche fresca. En aquel tiempo las botellas eran de cristal, todavía sin serigrafía, y se transportaban en carros. El traslado en vehículos a motor llegaría con los años. El complejo estaba aislado, la casa más cercana se encontraba a medio kilómetro, y la necesidad se convirtió en virtud. Que agradecieron autóctonos y forasteros. Porque además de abastecer los colmados de los comerciantes locales, los litros se distribuían por las colonias de hotelitos.

Durante años las vacas se ordeñaron a mano y esto suponía turnos de trabajo nocturnos. Por eso, los responsables de la industria láctea habilitaron viviendas en sus instalaciones para los trabajadores y sus familias.

Vaqueros

Aladino Pidal, padre de Encarnita, la propietaria de la mercería más conocida de Pozuelo, asumió tras años de experiencia en la vaquería la gerencia de una industria que no paraba de recibir premios, al mejor criador y a la calidad, y que llegó a tener más de un millar de vacas amantes de la música clásica. Ahora con 92 años se emociona al recordar la granja de su vida con su mujer Encarna y sus tres hijos (Chelo ha trabajado en las oficinas de la Priégola hasta el año pasado y Aladino fue vaquero). Hasta sus nietos vuelven a una infancia feliz correteando alrededor de los corrales.

A la sombra de la Priégola nació la zona residencial Los Cerezos-El Paular (colonia Benítez). En los terrenos que ahora ocupa la urbanización los empleados de la ganadería sembraban y recogían cebada y berza para las vacas. Cada animal tenía su propio vaquero que se encargaba de alimentarla, cuidarla y ordeñarla y de embotellar la leche con embudo.

Oro Blanco

La empresa lechera fue pionera en el reparto a domicilio. También en la promoción comercial y, lo que es más importante, profeta en su tierra. Recuerdo -seguro que no soy la única- la jarra para meter la bolsa de plástico que sustituyó al vidrio como recipiente del oro blanco. Tenía una vaquita estampada que desaparecía con los lavados. Lecheros del pueblo como Carmen, Amalia o Mariano regalaron cientos de ellas a los vecinos hace casi cuatro décadas.

Fue entonces cuando también se automatizó el proceso de producción. Junto a una de esas máquinas que parecían sacadas de una película le hicieron la foto a uno de los trabajadores, Fernando, con quien podemos cruzarnos cualquier día por las calles más céntricas de Pozuelo.

Gracias al esfuerzo y el tesón de la familia Prieto, la familia Pidal y los trabajadores de Priégola, esta empresa ha recibido a lo largo de su historia, numerosos premios como “Mejor Criador” y “Mejor Ganadería” de vacas lecheras de la raza Holstein Frisona en España. Las siguientes imágenes dan fe de ello.

De Pozuelo de Alarcón a Villanueva del Pardillo

Granja Priégola y Granja La Chirigota

Hans-Peter Sieber de origen suizo y su esposa de origen cántabro Raquel Quijano, son los fundadores de la antigua ganadería diplomada “La Chirigota”, que a principios de los años 60 se ubicó en la localidad madrileña de Villanueva del Pardillo.

Con la intención de obtener la mejor genética posible, en 1960 aterriza en España un avión de la compañía Iberia con las primeras 80 vacas fundadoras de la ganadería.

Posteriormente en el año 1986 la familia Sieber adquiere la famosa Ganadería Priégola de Pozuelo de Alarcón, fundada en 1942 y con innumerables premios al mejor criador a lo largo de su historia.

El resultado de la fusión de ambas ganaderías es la actual “Ganadería Priégola”. Durante mucho años la ganadería ha estado formada por 1200 vacas de la raza Holstein Frisona. Desde hace más de 20 años Priégola no ha incorporado ningún animal venido de fuera a su ganadería. Todas las vacas nacen y se reproducen en la propia granja con la ayuda de la inseminación artificial.

Ganadería Priégola en los años 2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2012, ha recibido el título de “Mejor Ganadería de España por Índice Genético ICO” otorgado por la Confederación Nacional de Frisona de España.

Con el objetivo de afrontar la crisis que afecta al sector agrícola y ganadero, en el año 2014, Priégola se integró dentro de una Cooperativa Ganadera de Madrid. De esta forma, recibe diariamente la leche recién ordeñada de sus ganaderos, de acuerdo con los estándares de calidad que Priégola siempre ha ofrecido a sus clientes.